Durante el curso escolar es cuando más desplazamientos diarios se producen. Es el momento de que padres y adultos implicados en la educación y protección de los niños se conciencien sobre la importancia de extremar la protección de los pequeños en todos los trayectos que se realicen, por cortos que sean. No hay que olvidar que el 1% de los fallecidos en accidentes de tráfico durante 2018 fueron niños de hasta 14 años.

Aesvi, la Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil, hace las siguientes recomendaciones para proteger a todos los niños en sus desplazamientos al colegio.

Schoolchildren at home time

En los desplazamientos en transporte escolar…

  • En un transporte escolar, el momento más peligroso se produce al subir o al bajar del autocar ¡el niño no debe pasar por delante o detrás del vehículo para evitar situaciones de riesgo! Según datos de la DGT, el 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo o justo en los instantes inmediatos.
  • Hay que respetar las zonas de parada, ir con tiempo suficiente, y enseñar al niño a subir o bajar de forma ordenada, sin empujar a otros niños. Evita riesgos y no esperes al niño al otro lado de la calzada, de lo contrario el niño podría cruzar la calle de manera imprudente.
  • Durante el recorrido, los niños deben permanecer sentados en su asiento con el sistema de retención adaptado a sus necesidades, y respetando las instrucciones de seguridad.
  • El resto de conductores, no debe adelantar al autobús escolar mientras deja o recoge a los niños en la parada.
  • Como padre o adulto responsable del menor, debes comprobar la seguridad de los autocares en los que se desplaza el niño, solicitar al centro la contratación de autocares con cinturones de 3 puntos y comprobar que un monitor acompaña a los niños durante el trayecto.

Si viajan en coche…

  • Siempre con un Sistema de Retención Infantil adecuado a su talla o peso, por corto que sea el trayecto, introduciendo o sacando al niño siempre por el lado más seguro, el de la acera.
  • Verifica que el niño viaja bien sujeto y sin holguras en los arneses, evitando prendas o elementos que eviten la correcta sujeción a la silla, y nunca con la mochila puesta. El SRI debe instalarse en las plazas traseras y, si es posible, en el asiento trasero central.
  • Ir con tiempo al colegio para evitar aparcar en doble o triple fila. Obligamos al pequeño a pasar entre coches, aumentando el riesgo de accidente.
  • Instala la silla siguiendo cuidadosamente las instrucciones del manual de uso del fabricante y su etiquetado y verifica su anclaje. Para los más mayores es aconsejable usar una silla con respaldo hasta los 150 cm de altura, ya que proporciona protección frente a impactos laterales. Y para los pequeños, recuerda que, aunque la obligatoriedad de llevar al bebé en contra de la marcha es hasta los 15 meses es muy conveniente que alargues esta posición tanto tiempo como te sea posible. Esta posición favorecerá en gran medida la protección de su cuello, cabeza y espalda.

 

Fuente: http://revista.dgt.es