Determinar las distracciones al volante, en general, y el uso del móvil, en particular, así como contribuir a la concienciación sobre seguridad vial es el objetivo final del II Estudio «Españoles al volante, distracciones y uso del móvil», realizado por Movistar y Gonvarri. Este trabajo (realizado sobre 2016 españoles de 18 a 65 años, de toda España, y con un error muestral del +/-2%) concluye que para el 90% de los conductores españoles el móvil es la principal distracción al volante, seguida, de lejos, por el cansancio (65%), la conducción agresiva (57%), usar el GPS (38%), pensar en otras cosas (28%), comer o beber (25%), etcétera… Sin embargo, cuestiones como fumar solo es peligroso para el 21% de los españoles conductores y estar pendiente de la radio o llevar mascotas solo lo son para el 7 y 6%, respectivamente.

Móvil al volante

Sin embargo, un 54,4% de los encuestados admite que una distracción al volante les ha puesto en peligro alguna vez. Y un dato alentador: dos de cada diez conductores –en mayor medida los varones y de 18 a 35 años– reconocen que alguna vez les han amonestado por conducir mientras utilizaban el móvil, lo que habla de mayor concienciación de los otros ocupantes.

Lo más peligroso

Además, del estudio Movistar y Gonvarri extraen una escala de distracciones con el móvil al volante, de más arriesgada a menos:

1 Escribir mensajes de texto o Whatsapp

2 Leer noticias o buscar información en el móvil

3 Hacer fotos o grabar vídeos

4 Leer mensajes de texto o Whatsapp

5 Hablar por el mócil con el manos libres

6 Consultar el GPS

7 Ir seleccionando música

Así, se preguntó a los encuestados cuánto tiempo consideraban que se puede estar usando el móvil sin perder la atención de la carretera. El resultado medio fue de 2,37 segundos, pero este dato ascienda hasta 3,55 segundos en el caso de los más jóvenes (de 18 a 24 años). «En una autovía, a 120 km/h –señaló David Martín, de la empresa Sondea, encargada de realizar las encuestas–, esto significa recorrer sin prestar atención a la carretera unos 118 metros, que es mayor que la longitud de un campo de fútbol».

Uso inteligente

En este sentido un 86% de los españoles opina que la tecnología puede aumentar su seguridad en carretera. De hecho, el 90,6% considera que la tecnología prodría reducir los accidentes a la mitad si evitara conducir bajos los efectos de alcohol, drogas o cansancio, y un 84%, que se rebajarían si impidieran usar el móvil al volante sin manos libres.

En este sentido, Elena Valderrabano –directora global de Ética Corporativa y Sostenibilidad de Movistar– subrayó que «la tecnología está al servicio de las personas y no a la inversa» y propuso «no solo el uso responsable de los móviles, sino un uso inteligente de los mismos». Valderrabano se quejó de que se traslade a la tecnología la responsabilidad de eliminar estos problemas de la conducción, «porque tenemos esas herramientas, tanto Android como Apple, como MyCar, de Movistar, pero luego no las utilizamos».

Por ejemplo, más del 50% de los conductores confiesa consultar el GPS mientras conduce; un 25% utiliza el móvil sin manos libres al volalnte; un 30% lee mensajes de textos o usa el Whatsapp mientras conduce e, incluso, un 18% escribe los mensajes mientras está al volante o programa el GPS en marcha (19%). Por no hablar de los altos porcentajes de conductores que reconocen, a veces o a menudo, sobrepasar los límites de velocidad en carretera (56%), no hacer caso de las señales (24%), saltarse semáforos en rojo (23%) o conducir bajo los efectos de las drogas (4%).

Fuente: dgt.es