Campaña Ellas Conducen

Con la pilota de motos Ana Carrasco como embajadora y el respaldo de la DGT, la cadena Midas, especializada en el mantenimiento del vehículo, lanza la campaña #EllasConducen. El objetivo es acabar con los estereotipos de género que aún hoy acompañan a las mujeres cuando conducen. La campaña tiene también un aspecto solidario, ya que, a través de la ONG Ayuda en Acción, servirá para financiar la obtención del permiso de conducir a mujeres en riesgo de exclusión.

Según explicó Patricia Suárez, directora de Marketing de Midas España, durante la presentación de la campaña, el objetivo es “empoderar el papel de la mujer en ámbitos muy masculinos”, como es el del automóvil. Es el momento de abrir una reflexión en la sociedad y de acabar con el “mujer tenías que ser” o frases parecidas que todavía se escuchan cuando es ella quien está al volante del coche.

Fin solidario con Ayuda en Acción

La campaña, que se desarrollará a partir de ahora en redes sociales con el hastag #EllasConducen, tiene también un fin solidario, a través de la colaboración con la ONG Ayuda en Acción y de su proyecto “Mujeres en Acción”, que fomenta la empleabilidad, la integración y el empoderamiento de las mujeres sin recursos.

Al utilizar en redes sociales ese hastag colaboramos para que puedan obtener el permiso de conducción mujeres que ya están en el programa de Ayuda en Acción, debido a su situación de vulnerabilidad. De esta forma, ganarán independencia a la hora de desplazarse en su día a día y también tendrán nuevas oportunidades de trabajo.

Inma Martín Alegre, coordinadora del programa “Aquí también” de Ayuda en Acción, señaló que esas mujeres, muchas de ellas de familias monoparentales, se enfrentan diariamente a muchos retos, como es la falta de empleo, la precariedad laboral o el estrés. Ese programa les permite acceder a un proceso formativo (en el centro educativo al que acuden sus propios hijos), en el que se trabaja el empoderamiento y la autoconfianza, las destrezas tecnológicas y la búsqueda activa de empleo.

Los datos dan la razón a las mujeres

A pesar de que los estereotipos de género que todavía funcionan a la hora de conducir, los datos demuestran que son falsos. María José Aparicio, subdirectora adjunta de Formación de la DGT, aclaró durante la presentación de la campaña #EllasConducen que el coche “ya no es un mundo masculino”,  sino que cada vez hay más igualdad entre hombres y mujeres. Por ejemplo, en 2018, había 11,4 millones de mujeres con permiso de conducir frente a los de los 15,4 millones de hombres. La igualdad entre los dos géneros es aún mayor cuanto más jóvenes son los conductores (52% hombres, 48% mujeres). La distancia sí es muy significativa en los carnets profesionales (licencias C1, C, D1, D y E): 11.173 mujeres frente a los 60.702 hombres.

Aparicio aseguró que los diferentes estudios demuestran que las mujeres tienen menos accidentes, son menos graves y, además, son más respetuosas a la hora de cumplir las normas de tráfico, especialmente las relativas a velocidad y consumo de drogas y alcohol (así consta en el estudio “Mujeres conductoras en España”, presentado en 2017 por el INSIA y la Cátedra Barreiros de la Universidad Politécnica de Madrid).

Por ejemplo, según los datos de la DGT, en 2017 se registraron 102.233 accidentes de tráfico, que provocaron 140.992 víctimas: el 64% fueron hombres y el 36%, mujeres. Si hablamos de conductores fallecidos ese mismo año, solo el 10,8% eran mujeres.

De acuerdo a la memoria del Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses, en 2017, entre los fallecidos que dieron positivo alcohol, drogas o psicofármacos, la proporción fue de una mujer por cada once hombres.

Por todo ello, “ya es hora de acabar con los estereotipos, también cuando las mujeres son ocupantes del vehículo, no solo conductoras”, terminó María José Aparicio.

Ana Carrasco, el mejor ejemplo del #EllasConducen

Con solo 3 años se subió a su primera moto. Ahora, con 22, es la primera mujer que ha ganado un campeonato mundial de motociclismo. En la actualidad, compagina el deporte de las motos, con sus estudios de Derecho. Este año, con el equipo Kawasaki, aspira a revalidar el título que consiguió el año pasado. Ahora mismo va segunda, pero luchará hasta la última carrera por alcanzar el primer puesto. Su club de fans son las Pink Warriors y es la embajadora de la campaña #EllasConducen.

– ¿Dónde has encontrado más barreras por ser mujer, en los circuitos o en la calle?

– Mi hábitat es un poco más el circuito. Si tuviera que destacar algo, qué es lo que ha sido más difícil dentro de mi carrera deportiva, siempre ha sido el encontrar gente que confiara en que podía ganar. Por esa razón, muchas veces he tenido falta de apoyo, falta de medios, de tener material competitivo para poder ganar. Siempre he tenido que demostrar algo antes de tener las cosas. Desde que empecé con tres años hasta ahora, mi vida se ha desarrollado en el circuito y con el mismo objetivo. Sí que es verdad que cada piloto tiene sus dificultades, pero si yo tuviera que destacar algo de mi carrera ha sido esto: encontrar gente que me diera la oportunidad de tener los medios para poder demostrarlo.

 

Fuente: http://revista.dgt.es