• Reducir la velocidad de 50 km/h a 30 km/h disminuye cinco veces el riesgo de fallecer debido a un atropello